lunes, 3 de octubre de 2011

Ofrendas

Levanto mis ofrendas con un beso,
pongo inciensos y rosas en mis labios,
pongo un reloj de arena que elimina al tiempo
y en mis dedos
me hago sortijas con tu pelo.


Mientras tomo tus labios
me voy hacia otras vidas
buscando a todas las que he sido
y las convoco a tu beso.


Es mi entrega,
la ofrenda perfumada
que causa la locura que nos quema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada